lunes, 1 de febrero de 2010

Stanley Kubrick y su oposición Arte-drogas

"No, creo que en realidad las drogas son más útiles para la audiencia que para el artista. Creo que cosas como la unidad del universo, o la absorción de lo que significan las cosas a tu alrededor, o la persuasiva aura de paz y satisfacción no constituyen el estado ideal de un artista. Tranquiliza la personalidad creativa, lo que entra en conflicto con la furia que debería suponer el nacimiento de las ideas. El artista debe buscar la transcendencia en su propio trabajo y no imponerse barreras artificiales entre él mismo y motivo principal de su subconsciente...los que las utilizan tienen la misma incapacidad para distinguir entre lo que es realmente interesante y estimulante y las cosas que se les aparecen a modo de bendición universal cuando tienen un buen viaje. Y parecen perder por completo sus facultades críticas, desprendiéndose de las cosas de la vida realmente estimulantes. Puede que cuando consigues que todo sea bello, en realidad nada es bello.»"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada